Neveros del macizo de Massanella


Descripción

Los neveros o cases de neu y sus construcciones complementarias, destinados a la recogida, conservación y transporte de la nieve, están construidos mayoritariamente de piedra seca, y están situados en lugares de gran valor paisajístico y ambiental.

En el macizo de Massanella hay 11 depósitos, acompañados de bancales para facilitar la recogida de la nieve; paredes para acumularla o delimitar su explotación; casetas o porches en los que se resguardaban los nevaters (personas que se dedicaban a la recogida de la nieve); fuentes, y pozos. Siete de estos conjuntos se encuentran en fincas públicas, mientras que los otros cuatro se hallan en propiedades privadas.

La mayor parte de los depósitos se concentran en cotas superiores a los mil metros, y tan sólo dos están situados cerca de los 800 metros de altura. Para llegar hay cinco caminos de nevaters, construidos específicamente con esta finalidad.

La utilización del hielo, obtenido a partir de la nieve acumulada, para usos medicinales o gastronómicos, tuvo una gran importancia económica y cultural a lo largo de los siglos en el área mediterránea y en Oriente. Los autores antiguos hablan de estos usos en la Grecia clásica, mientras que en la época romana el uso de depósitos artificiales destinados a la obtención de hielo ya era habitual. Al final de la Edad Media, y gracias a los contactos con Oriente, la utilización del hielo volvió con fuerza a Occidente y a los países meridionales como Italia y España, y se extendió a Francia y a otros países norteños.

La presencia de depósitos más o menos subterráneos y con cubierta de materia vegetal parece plenamente consolidada en el siglo XVII, y la recogida de la nieve y su comercialización continuó evolucionando en Mallorca hasta entrado el siglo XX, cuando desapareció a causa de la divulgación de los métodos industriales de producción de hielo. La trascendencia económica y sanitaria queda demostrada desde el momento en que el comercio se reguló en 1656 en el Capítol de l’Obligat de la Neu, y por las numerosas referencias documentales a varios aspectos de esta actividad, como por ejemplo al impuesto con el cual se gravaba, el alquiler de las instalaciones o el precio del hielo.

A tenor del valor patrimonial y etnológico de las instalaciones construidas alrededor del macizo de Massanella, el 8 de marzo de 2004 se acordó la declaración de bien de interés cultural con la categoría de lugar de interés etnológico de las casas de nieve del macizo de Massanella en Escorca.


Información relacionada

  • Ses voltes d'en Galileu. L'itinerari de la neu

    Descarga